Feliz Ano Nuevo, Navidad 2010 Egipto



Egipto Navidad 2010
pasa la 2010 navidad y la noche buena en Egipto

República Árabe de Egipto es un país Áfricano, situado en su extremo nordeste, e incluye la península del Sinaí (que pertenece al continente asiático). mayor parte de su superficie integra el desierto del Sahara, sólo habitado en torno a los oasis. Su capital es El Cairo. Es uno de los países con más población de África, cuya mayor parte se asienta en las riberas del río Nilo y en el delta donde están las zonas de tierra fértil. Casi la mitad de los egipcios viven en áreas urbanas, sobre todo en los centros densamente poblados de El Cairo y Alejandría. Egipto es famoso por su civilización antigua y sus monumentos, como las pirámides y la gran esfinge; la ciudad meridional de Luxor contiene un gran número de restos antiguos, tales como el templo de Karnak y el Valle de los Reyes. Hoy Egipto es un centro político y cultural importante del Próximo Oriente.

LOS TURISTAS Siempre escapan  de estas tradiciones navideñas para poder hacer viaje a Egipto, mucho mejor para muchos que estar en su país pasandola navidad de manera tradicional, en Egipto pueden vivir las aventuras de conocer lugares misteriosos, ciudades exoticas y encantadoras, llenas de gente amable, siempre muy agradable para descubrir a cada paso algo nuevo, autentico, y misterios del cairo autentico

La navidad en Egipto es muy interesante, siempre en esta temporada los hoteles sufren del overbooking, así hay que saber ser previsor y disfrutar de este modo navidadino en Egipto, una navidad a nuestra manera autentica y una celebración descubriendo un país como Egipto, que es una buena manera de disfrutar de la navidad y disfrutar con los liberales Egipcios.

en los hoteles del Cairo se celebra muchas manifestaciones navideñas, servir pavos, uvas, los licores de alta calidad, siempre hay unos espectaculos de
danza del vientre o la danza orienta durante la cena lo que es devertido para muchos de nosotros.

por fin recebid los mejores desos con feliz ano nuevo y prospero 2011 para todos

, feliz navidad, prospero 2011

LA REINA SOL

De Christian Jacq

Capitulo 3

Una semana después de los acontecimientos que habían señalado la reaparición de Akenatón ante su pueblo, permitiéndole adquirir un nuevo prestigio, Akesha fue conducida por orden de su padre al barrio sur de la ciudad del sol.
Tras la entrevista, cuyas palabras permanecían grabadas en su memoria, Akesha no dudaba ya que el faraón había decidido adjuntarle uno de los palacios femeninos a los que se había dado el nombre de ` Abanico de la luz´. Tan extraña denominación recordaba el papel simbólico de los abanicos de pluma de avestruz, cuya función era filtrar la claridad solar y proporcionar el soplo de vida. Habían construido tres `abanicos´: el primero para la reina madre Teje, el segundo para la reina Nefertiti y el tercero para su hija mayor, Meritatón, heredera de la dinastía. Estaban orientados siguiendo un eje norte-sur, con objeto de captar mejor la suave brisa del septentrión que refrescaba a los seres tras una jornada tórrida. Junto a las estancias privadas había un pequeño templo donde cada una de las tres grandes damas celebraban culto en honor de la luz poniente. La reina madre, que por lo general residía en Tebas, estaba ausente. Nefertiti vivía recluida en otro palacio desde hacía varios meses y ya no concedía audiencias. Meritatón, la primogénita, se había instalado con gran fasto en sus dominios y se preparaba con ostentación para su futuro oficio de reina.
¿Cómo reaccionaría al ver que su hermana Akesha ocupaba también un `abanico´? Esta no sentía odio alguno hacia Meritatón, pero le reprochaba su arrogancia y su desdén para con los humildes. La primogénita de las hijas del rey tenía tanta fe en su superioridad y tanta confianza en sus derechos, que no concedía el menor interés a la existencia de sus hermanas menores. Como guardiana de la sangre real, no tenía ya nada en común con los demás seres humanos.
La escolta mandada por Mahú, el jefe de la policía, paso ante los tres àbanicos´ sin detenerse. Akesha esperaba descubrir un nuevo edificio, el que en adelante le estaría reservado. ¿Acaso los obreros del faraón no eran capaces de construirlo en menos de un mes? En el umbral debían de esperarla sirvientes y sirvientas. ¿Como celebraría el culto? ¡No le habían dado instrucción ninguna! Sin duda su padre estaría presente en el primer ritual que ella tendría que dirigir. Luego, debería actuar sola.
La escolta siguió avanzando por un paisaje familiar para Akesha, el del palacio donde había sido educada con sus hermanas. Protegido por altos muros, el edificio se hallaba en el centro de un gran jardín repleto de sicomoros y acacias. Varios estanques, a cuyas orillas se levantaban pabellones de madera, proporcionaban un suave frescor cuando llegaban los fuertes calores. Centenares de pájaros jugaban en los setos y en las floridas cercas. Algunos puentes de arcadas recubiertas de plantas trepadoras unían las riberas de aquel laberinto de agua y vegetación.
Akesha había huido de aquel lugar. No le gustaba vivir en un espacio donde estaba condenada a una felicidad que no había elegido. Cuando la puerta de bronce del palacio se abrió ante ella, su cuerpo se puso tenso.
-No quiero entrar aquí.
-Son órdenes del faraón –indico Mahú, molesto.
-Imposible.
-Y sin embargo así es, princesa.
-Juradlo en nombre de Atón.
Un juramento comprometía la vida de quien lo pronunciaba. Nadie, pues, se lo tomaba a la ligera.
-Lo juro, princesa. Mi misión consiste en ejecutar las órdenes del faraón.
Akesha, abatida, acepto cruzar el umbral del palacio de infancia. Su padre se había burlado de ella. La había engañado con sus palabras de esperanza. La había considerado una niña insoportable a la que infligía el peor de los castigos: devolverla a la jaula dorada de donde se había evadido.
Cada paso se hacía más difícil. A costa de intensos esfuerzos, consiguió seguir a Mahú. Pero no podría seguir controlándose. Pondría pies en polvorosa para no encontrarse con sus hermanas pequeñas, la gobernanta, los interminables juegos, los días demasiado reglamentados.
Mahú pasó ante el edificio principal, donde vivían las pequeñas princesas. El corazón de Akesha latió más deprisa. ¿Qué detestable sorpresa le reservaban?
La escolta se dirigió hacia una sala construida recientemente, donde la joven no había entrado nunca. Los arriates floridos acababan de ser plantados. Todavía no habían cubierto los ladrillos de yeso. Las terrazas apenas si estaban terminadas.
-Entrad, princesa –dijo el jefe de la policía.
-¿Por qué razón? ¿Quién vive aquí?
-Lo ignoro, princesa. Mis guardias se colocaran alrededor del edificio. Es imposible escapar. Entrad, por favor.
Mahú tenía razón. Cualquier tentativa de fuga parecía condenada al fracaso. Pero la curiosidad podía más que el temor. Akesha cruzo un vestíbulo con columnas, donde algunos pintores trabajaban aplicadamente. Una sirvienta la condujo hacia una gran estancia cuya puerta cerró. La muchacha descubrió un suntuoso mobiliario: un sillón de ébano cuyos paneles estaban cubiertos de oro, una silla de madera maciza decorada con buitres con las alas desplegadas, un taburete de tres patas con incrustaciones de marfil, cojines de junco trenzado forrados de tela… Eran objetos perfectos, creados por hábiles carpinteros, pero su pequeño tamaño demostraba que pertenecían… ¡a un niño!
Akesha se instalo en el sillón, preguntándose a quien pertenecían. Seguramente, a alguien lo bastante influyente como para ser acogido junto a las hijas del faraón y beneficiarse de una lujosa instalación. Pero ¿Por qué la habían conducido a ella a aquel lugar y por que su padre no le había dicho nada de tan extraña decisión? La angustia volvió a apoderarse de Akesha. ¿Sería posible que hubieran construido con tanta rapidez aquellas estancias para ella? Si, esa era la explicación. Conociendo su carácter rebelde y su amor a la independencia, el faraón había decidido relegarla a una parte aislada del palacio de infancia. Allí la olvidarían y su conducta ya no molestaría a nadie.
Las lágrimas inundaron los ojos de la muchacha. Se reprocho enseguida su debilidad. Comportandose así, no podría salir de la trampa donde intentaban encerrarla. Cuando comenzaba a elaborar un plan de evasión, una disimulada puerta se abrió, dando paso a un muchacho de aspecto frágil, bastante envarado, vestido con una pesada túnica dorada que dificultaba su marcha. Pendientes de oro macizo, aros de marfil en los tobillos y brazaletes adornaban al joven príncipe, Las joyas estaban decoradas con gacelas, liebres y avestruces que presentaban a su propietario como un gran cazador.
-¿Con que derecho osáis burlaros así de mi?
-Estáis… ¡Estáis ridículo!
Akesha se acerco a él y le quito con rapidez un pendiente formado por dos pequeños tubos de oro que encajaban uno dentro del otro, con los extremos fijos en un disco, también de oro, incrustado de cornalina y pasta de vidrio.
-Vuestras joyas son esplendidas –aprecio la joven-. Pero ¿Por qué vais tan pesadamente adornado? ¿Os dirigís a una ceremonia?
-Vuestra insolencia es totalmente inaceptable. ¿Sabéis con quien estáis hablando?
El adolescente se había erguido con toda la dignidad de que era capaz. Akesha reconoció que no le faltaba prestancia. La educación de la corte le había convertido en un príncipe de perfectas maneras, marcado por una intransigente practica de la etiqueta.
-No tengo el honor de conoceros –confeso Akesha, divertida.
El niño, que había crecido demasiado pronto, adopto un aire de superioridad.
-Soy el hijo de Amenofis III, el príncipe Tutankatón.

Editado por:
Luz del Desierto y de todos sitios

LA REINA SOL

De Christian Jacq

CAPITULO 2
El palacio principal de Akenaton se erigía sobre una eminencia, en el centro de la ciudad del sol. Para acceder a las estancias privadas del soberano, era necesario cruzar por unos jardines dispuestos en tres terrazas que ascendían hacia la luz. El inmenso edificio, que estaba construido en ladrillo, presentaba un aspecto aéreo, casi irreal. Numerosas salas estaban decoradas con pinturas: ocas salvajes que se debatían en un estanque, un joven ternero retozando, peces deslizándose entre flores de loto y mariposas revoloteando. Alrededor de las columnas se enroscaban plantas trepadoras y pámpanos de viña. Las maravillas de la naturaleza, regeneradas cada mañana por el divino Aton, cubrían techos, paredes y suelos.
Desde la terraza superior del palacio, se veía un vasto jardín quese extendia, en dirección al Nilo, hasta el embarcadero privado de la familia real. En las orillas, los jardineros cuidaban los arriates de flores.
Mahú habia dejado a la princesa Akesha en manos de un mayordomo que, tras haberse inclinado ante ella, la había conducido a las salas de invierno, provistas de un hogar redondo excavado en el suelo. Allí crepitaban algunas hogueras que caldeaban la atmosfera. El humo escapaba por pequeñas ventanas abiertas en el techo.
Akesha fue introducida en un cuarto de baño donde la aguardaban dos jóvenes sirvientas desnudas, que despojaron a la princesa de la túnica mancillada. Luego la ayudaron a tenderse sobre una larga hilera de piedras calientes, en las cuales se habían practicado unas regatas por donde corría el agua. La princesa la sentía deslizarse voluptuosamente por su cuerpo mientras las sirvientas la lavaban con cuidado, borrando las injurias que la arena y el polvo habían infligido a su piel dorada. Akesha disfruto el infinito placer de ser bella y estar limpia. Se estremeció de satisfacción bajo el rocío de esencias perfumadas.
Levantada con delicadeza, la princesa se contemplo en el espejo que le tendía una de las sirvientas, mientras su compañera disponía el peinado de Akesha, retorciendo los mechones castaños antes de cubrirlos con una peluca de largas trenzas. La hija del rey fue vestida con una toga de lino transparente que dejaba adivinar los pezones rosados de su pecho y el oscuro vello de su sexo. Después le aplicaron una linea de maquillaje verde para subrayar la perfecta curva de sus cejas.
La puerta se abrió ante el mayordomo de palacio.
- Su Majestad os espera, princesa.
Akesha siguió al servidor a través de un largo pasillo, bañado por una luz que se filtraba por innumerables aberturas. En el palacio del rey, como en toda la capital, los rayos del divino sol debían tener libre acceso. El mayordomo se detuvo ante la entrada del gabinete privado de Akenatón, donde nadie, salvo los miembros de la familia real, tenía derecho a penetrar.
Akesha se recogió, inquieta. Desde hacía más de dos meses veía a su padre en contadas ocasiones. ¿Que había sido de aquellos momentos de felicidad en los que la princesa, acompañada de sus hermanas, degustaba copiosas comidas servidas por sus propios padres, despreciando toda etiqueta, y circulaba libremente por el palacio, llenándolo de alegres gritos e inventando mil juegos? Akenatón y Nefertiti, desnudos, la tomaban en sus rodillas y le contaban divertidas historias. Sus padres habían suprimido el protocolo para llevar, en compañía de sus hijas, lamas sencilla y apacible de las existencias familiares.
Y, de repente, todo había cambiado sin que le dieran la menor explicación. El faraón se había vuelto distante e inaccesible incluso para sus íntimos. Nefertiti se había encerrado en el silencio de su propio palacio, lejos de su esposo. La dulce y tranquila felicidad se había roto brutalmente. Ahora, todos vivían aislados. La riqueza y el bienestar habían perdido su gusto afrutado.
El mayordomo empujo la puerta de cedro del Líbano. Akesha entro en el gabinete particular del faraón, una estancia casi vacía. Ninguna decoración en las paredes. Tan solo una mesa de trabajo y una silla de ébano, que Akenatón había colocado ante una amplia ventana desde donde contemplaba os jardines inundados de sol.
El omnipotente soberano del Doble País era un hombre alto, muy delgado, de cráneo alargado y rostro demacrado. Unos salientes pómulos y unos ojos profundamente hundidos en las cuencas subrayaban el aspecto enfermizo de un ser que, años atras, demostraba una soberbia que imponía respeto a todos.
Akesha cerró silenciosamente la puerta a sus espaldas. Su padre ni siquiera parecía haber advertido su presencia. En la mesa había un rollo de papiro en el que, con su fina escritura, el rey había dibujado varias columnas de jeroglíficos. El comienzo de un himno al dios solar, al ser divino que ocupaba todos sus pensamientos.
La princesa dio algunos pasos, dividida entre el temor a interrumpir la meditación de su padre y el deseo de verle interesarse por ella. Luego se quedo inmóvil. Por fin, él volvió la cabeza y la descubrió. Akesha se arrodillo y olisqueo el suelo ante el faraón, su señor, como correspondía a todo súbdito fiel a Su Majestad.
Akenatón levanto a su hija.
-No, tu no. Eres carne de mi carne. Mi sangre corre por tus venas.
-Padre, te ofrezco el respeto debido a un dios-objeto Akesha con voz tierna, manteniendo la cabeza inclinada.
Akenatón sonrió.
-Para ser una niña, conoces bien la teología…
-Ya no soy una niña-protesto la muchacha-. Hace dos días que soy una mujer.
-¿Y por eso has huido sumiéndote en una horrible angustia? Querías demostrar que ya no necesitabas a nadie, ¿verdad? Ven a mi lado.
Akenatón se sentó de nuevo. Parecía agotado. Akesha se acurrucó a sus pies. Su padre le fascinaba. Gracias a la llama brillante de su mirada, había conseguido imponer al país una nueva religión y una nueva capital, amordaza las ambiciones materiales de los sacerdotes tebanos y crear otra civilización. Por fatigada que estuviera su envoltura carnal, servía todavía de receptáculo a un formidable poder creador que Akesha no había encontrado nunca en ningún otro ser. Y no había que olvidar su voz, con aquella dulce gravedad casi cantarina que sonaba como una melopea, encantando las almas y hechizándolas. Nadie resistiría por mucho tiempo a la seducción de Akenatón.
No era un bello y habil orador; a menudo tenía que buscar palabras, adoptaba actitudes casi ajenas, vacilaba. Carecía de presencia, hacia mal papel comparado con la mayoría de sus leales. Y, sin embargo, de su persona emanaba un fluido mágico y tal capacidad de conviccion, que convertía a los más reticentes a la espiritualidad solar, que el vivía con comunicativa intensidad.
Akenatón era un jefe de Estado. Gobernaba con sus propias armas, que eran las del espíritu, pero gobernaba efectivamente y con una mano cuya firmeza había asombrado a algunos cortesanos. Akesha se sentía orgullosa de ser su hija. Daba gracias a Atón por haberle concedido tan extraordinario padre, el más fabuloso de los hombres que nunca hubiera pisado la tierra de Egipto.
- En realidad no he huido, padre. Tenia que abandonar las estancias de los hijos reales.
- Porque te has convertido en mujer…
Adivinaba sus pensamientos. La comprendía a la primera palabra. Leía su alma.
-Mis ojos se ha abierto. Solo soy la tercera de tus hijas, pero, a mi modo, continuare tu obra. Estoy segura de que mis hermanas mayores no han captado tu mensaje. Ignoran que nos encontramos en el umbral de un nuevo mundo, de un mundo que deberíamos construir sin mirar al pasado.
El faraón no oculto su asombro.
-Esas son graves palabras en la boca de una joven de catorce años.
-¿Acaso no fue a esa edad cuando comenzaste a transformar tu entorno y a querer imponer tu voluntad?
-¿Te has vuelto impertinente?
Una sonrisa de Akesha, levantando con falso temor los ojos hacia su padre, acabó con la reciente reprimenda.
-¿Por qué eres tan solitario, padre? ¡Necesito tanto tu presencia!
-Mi tarea es abrumadora, Akesha. Hace ya más de doce años que, en mi reinado, me esfuerzo por la felicidad de mi pueblo. Hoy, Atón ilumina Egipto y esparce su luz por doquier. Pero las fuerzas de las tinieblas no han sido aniquiladas. En Tebas conspiran contra mí. Los sacerdotes de Amón no se dan por vencidos, sueñan con su pasado esplendor.
-Tebas… Nunca me has llevado allí. Algunos dicen que es la ciudad más hermosa del mundo.
-Tebas esta entregada al comercio, a la riqueza, a la materialidad. La luz del espíritu esta aquí, en nuestra ciudad del sol. De él depende la existencia de cada uno de los habitantes de este país, ya sea piedra, flor o ser humano. Tebas vive en el lujo y la opulencia, es el vientre de Egipto. En cambio, aquí vibra su conciencia. Nunca más volveremos a Tebas.
-Padre mío, quisiera pedirte un favor.
Akenatón frunció las cejas.
-Inquietante suplica, hija. ¿Seré capaz de satisfacerte?
-Toda palabra emitida por el faraón se convierte en realidad, porque el Verbo está en su boca.
La mirada del faraón expreso admiración.
-He aprendido, sobre todo, a no revolotear de flor en flor como una mariposa. De ese modo se pierden las ideas propias y se toan mil caminos sin seguir ninguno. ¡Me gustaría tanto formular mi petición!
Akesha era la más testaruda de las hijas de Akenatón. No es que fuera caprichosa, pues sabía renunciar a sus proyectos insensatos, pero estaba dotada de una firme voluntad para alcanzar los objetivos que se fijaba, y de los que nada ni nadie conseguía apartarla. Akenatón tenía en la cabeza las palabras y las imágenes que plasmaría en su papiro para cantar la gloria de Atón. Aquel imperioso trabajo le ocuparía muchos días, pero sabía que Akesha no le dejaría en paz hasta que le hubiera escuchado. Empezaba a preguntarse si el verdadero motivo de su fuga no habría sido obtener esta entrevista.
Akesha levanto hacia su padre unos ojos implorantes.
-Antaño-dijo-, te gustaba pasear por las calles de nuestra ciudad en tu gran carro dorado. La gente te veía pasar. Besabas a mama en pleno mediodía, cuando Atón los envolvía con su luz.
Conmovido por el recuerdo de aquella escena, tan viva en él, Akenatón contemplo cara a cara a su dios, Atón. Sus rayos no le abrasaban los ojos. Le regeneraban, le daban fuerzas para seguir viviendo y reinando. Nefertiti… La amaba como el primer dia, a pesar de que ahora las obligaciones de su cargo le obligaban a actuaren solitario. ¡Como apreciaba aquellos paseos en carro! ¡Que orgulloso se sentía mostrando a su entusiasta pueblo la tez clara de su joven reina, tan hermosa que hubiera podido dar celos al propio Atón!
-Puesto que soy mujer- prosiguió Akesha-, quisiera que me llevaras en tu carro y que recorriéramos juntos la vía real.
Akenatón enmudeció. Akesha, que percibió enseguida su turbación, se levanto, se aparto de su padre y esbozo uno de los pasos de danza que su madre le había enseñado.
-¿No soy acaso lo bastante bella, padre mío? ¿Es un deshonor para ti llevarme a tu lado? ¿Puede Atón reprochar a un rey que ame a su hija?
-No, pero es imposible…


Desde las villas de los nobles hasta los barrios obreros, la nueva se extendió con la velocidad de un relámpago. Unos aprendices de carpintero fueron los primeros en ver a los policías que se habían instalado en sus atalayas, jalonando la vía real, para vigilar los movimientos de la muchedumbre. Era el indicio de que iba a producirse un acontecimiento excepcional, sin duda el paso de una alta personalidad dirigiéndose al palacio o al templo, tal vez la reina madre procedente de Tebas o un príncipe extranjero que traía tributos al faraón. Pero, en tal caso, los bateleros y los hombres encargados de descargar las mercancías en el muelle habrían avisado a los aguadores y a los vendedores ambulantes.
Cuando Atón estuvo en lo más alto del cielo, toda la población de la ciudad del sol se había reunido a uno y otro lado de la vía real. Nobles, dignatarios y altos funcionarios habían abandonado las villas y despachos para instalarse en los jardines colgantes, a la sombra de los árboles o las pérgolas. En las obras, el trabajo se había interrumpido. Las tiendas estaban vacías.
Cuando Nakhtmin, comandante de los carros, llevo a la entrada del gran palacio en carro del Estado, chapado de electro, una aleación de oro y plata, un murmullo de asombro recorrió la muchedumbre. ¿Significaba aquello que Akenatón iba a reaparecer por fin, a salir del aislamiento y el silencio? Todos callaron, en espera de un milagro. No faltaba ni una sola personalidad importante. Horemheb, el poderoso general cuya inteligencia solo era igualada por su refinamiento, permanecía en compañía de su esposa, dama Mut, en el centro de un grupo de oficiales; Ay, el `divino padre´, considerado un sabio anciano, observaba la escena desde un balcón de piedra al lado de su esposa, la nodriza Ti.
Cuando Akesha apareció en lo alto de la escalinata del palacio, su corazón se lleno de orgullo. La ciudad entera estaba a sus pies. Salía de las tinieblas para nacer al esplendor de Atón. En adelante, nadie dudaría de que la princesa Akesha gozaba del favor del faraón.
El gozo de la joven duro poco. En cuanto apareció Akenatón, las miradas convergieron hacia él.
El faraón, tocado con la corona azul que casi se amoldaba a su cráneo, lucía una túnica de lino y calzaba sandalias blancas. Tomo a su hija de la mano, bajo rápidamente la escalinata y trepo con Akesha a la plataforma del carro.
-Está lívido- dijo dama Mut a su esposo, el general Horemheb-.A mi entender, se encuentra gravemente enfermo.
Horemheb no respondió. Se limito a mirar atentamente a Akenatón. Educado en la dura escuela de los escribas y colocado luego a la cabeza de un ejército, cuyo comandante en jefe no era nunca un militar, Horemheb era, para muchos, el personaje más influyente del reino. ¿Acaso no se decía que era capaz de tomar el poder?
-El rey hace el ridículo exhibiéndose así con esa niña –insistió Mut.
-No debe hablarse así del Señor de las Dos Tierras –indico Horemheb, severo.
Mut se ruborizo, confusa.
Se levanto un clamor. Una veintena de soldados avanzaban a paso ligero para abrir camino al carro. Los infantes, cuyos taparrabos les golpeaban los muslos al caminar, cantaban. Gritos de júbilo saludaron su paso, y crecieron todavía más cuando los dos caballos soberbiamente enjaezados, con la cabeza coronada por un penacho de plumas multicolores, iniciaron el trote. La alegría había invadido de nuevo la ciudad del sol. El faraón había reaparecido.
Akenatón sostenía las riendas con mano tranquila. Los dos caballos, Belleza matinal y belleza vespertina, habían reconocido el puño de su amo. Akesha sonrió a su padre. En aquel maravilloso mediodía, era la más envidiada de las mujeres.
El faraón se dirigía hacia el norte, una sombra de tristeza velaba su mirada. Al sur se hallaba la mansión y el templo donde oficiaba Nefertiti. Akesha comprendió que no quería infligirle aquel espectáculo. Se prometió encontrar el modo de reconquistar a su madre. Ahora que había roto el círculo de silencio que rodeaba a su padre, se sentía capaz de ganar las más difíciles batallas.
Los obreros y los artesanos manifestaban con energía su contento. _ Atón es nuestro Dios-gritaban-, él nos da la vida_, _Akenatón es nuestro rey_, _Akenatón nos transmite la luz de Atón_. Sabían que la salida real se celebraría con un día de reposo, aumentando así el periodo festivo que sumaba más de tres meses al año.
Akesha veía revivir a su padre. Los colores animaban el cansado rostro, casi anémico. El soplo vivificante de aquel mediodía de invierno hacia brotar en él insospechadas fuerzas.
-En este mismo carro festeje la fundación de mi ciudad –confió a su hija-. El sol brillaba en lo más alto del cielo. Marqué los límites del horizonte de Atón. El propio dios me indicó el emplazamiento de su ciudad. Levante la mano al sol y ordené erigir un gran altar donde se llevo a cabo un gran sacrificio en su honor. Desde entonces, el rostro de la humanidad ha cambiado. La misma luz brilla para todos los países. Su fuente esta aquí, en este lugar sagrado para siempre. Luego di nombre a los templos para que el Verbo guiara la mano de los constructores. Resucité así Heliópolis, la primera ciudad santa, laque surgió de las aguas al comienzo de los tiempos. ¿Comprendes, princesa? Y hoy, tú, mi hija Akesha, estás aquí, a mi lado, como una reina…
Las palabras del faraón helaron la sangre de Akesha. ¿Ella una reina? ¿Por qué hablaba así? La gran esposa real era Nefertiti; la segunda esposa, una siria casada diplomáticamente con el rey para sellar un tratado de paz y que vivía en una estancia del palacio de donde apenas salía. Akesha se sentía tanto más turbada cuanto que conocía el titulo preferido de su padre. –el mayordomo de todos los videntes-. Akenatón descubría los caminos de lo invisible. Pasado, presente y futuro eran en su pensamiento como un sólo instante. Creaba la realidad. Al hablarle así, ¿no estaría desvelándole su destino?
El carro pasaba ante el gran templo. El entusiasmo popular aumentaba sin descanso. A los soldados les costaba apartar a los curiosos para abrir paso al faraón y a su hija.
-Fue un acierto hacerme esta suplica, Akesha. Este paseo es el acto de gobierno más importante que he llevado a cabo desde hace muchos meses. Servirá para ensanchar los corazones y orientarlos de nuevo hacia Atón.
Akesha no había pensado en elaborar ninguna estrategia. Sin embargo, acababa de recibir su primera lección de adulto y advirtió, no sin gran placer, que su impulso había favorecido la causa del faraón. ¿Ta vez fuera eso signo de que su naturaleza se asemejaba a la del faraón, y de que servir a las Dos Tierras pronto seria su único ideal? Aunque se trataba de algo imposible, no pudo evitar conservar esa visión en lo más hondo de sí misma. Reina… su padre había pronunciado este título terrorífico y sublime.
El carro estaba llegando al final del barrio norte. Más allá, se abría el terreno en obras donde los policías habían encontrado a Akesha. El paseo pronto habría terminado. Era preciso dar media vuelta y regresar a palacio.
Akesha se negó a ceñirse al protocolo. ¿Acaso no había obtenido el derecho a moldear su destino? Con gesto brusco, se apodero de las riendas, hizo que se encabritaran ambos caballos y los lanzo al galope excitándolos con la voz, como se lo había visto hacer, tantas veces, a los oficiales de carros.
El faraón no perdió la calma. El carro dejo atrás la columna de infantes que lo precedía, y estos se apartaron para no ser derribados.
-¡Los caballos se han desbocado! –grito uno de ellos-. ¡Hay que detenerlos!
Pese a la confusión, los jinetes de Horemheb saltaron sobre sus monturas, al tiempo que algunos arqueros subían a los carros de guerra y se lanzaban tras el faraón y su hija. La inquietud sucedía a la alergia.
-¿Por qué actúas así? –pregunto Akenatón contemplando la cadena de montañas envuelta en una luz azulada.
-¡Para ir más lejos, padre! El mundo entero te pertenece.
-Las piedras del desierto son peligrosas para las ruedas de los carros, sobre todo a esta velocidad.
Aunque su padre no había levantado la voz, Akesha tomo conciencia de su imprudencia. Intento contener a los caballos, pero lo hizo con tanta torpeza que los excito más aun. El carro penetro en el desierto, abandonando el camino trazado por los obreros.
Precisamente cuando el rey se hacía de nuevo con las riendas, choco violentamente con un bloque calcáreo. El vehículo perdió el equilibrio, corrió inclinado durante unos segundos, y luego volcó en la arena y las rocas mientras ambos caballos, liberados, galopaban hacia la montaña.
Mahú, el jefe de la policía, y el comandante Nakhtmin fueron los primeros en llegar al lugar del drama. Algunos jinetes se lanzaron tras las huellas de Belleza Matinal y Belleza Vespertina para devolverlos a las caballerizas reales.
El carro de Estado había caído de lado. Akenatón estaba de pie, sano y salvo. Akesha se encontraba tendida en el suelo, algo más lejos. Mahú se inclino respetuosamente ante el faraón.
-¡Atón os ha protegido, Majestad!
-¿De qué te asombras, Mahú? Que se ocupen de mi hija.
-Noes grave –anuncio alegremente Nakhtmin, tomando a la joven princesa en sus brazos-. Ya vuelve en si. Un simplearañazoen la frente.
Aunque la cabeza le daba vueltas, Akesha logrolevantarse. Se aproximo asu padre yse arrodillo en lafina arena deldesierto.
-Perdoname, padre. Heactuado con ligereza.
-Atón te ha guiado –indico el rey, hablando para los soldados y los policías que le rodeaban-. Has demostrado que suservidor y su profeta, el faraón, esta protegidode todo peligro.

Editdo por:
Luz Del Desierto

LA REINA SOL

de Christian Jacq

Capitulo 1:

Cuando Akesha abrio los ojos, alboreaba. La sangre del primer sol inundaba el Nilo. La ciudad de la luz, capital del faraon Akenatón y de su esposa Nefertiti, despertaria muy pronto. Por las calles flanqueadas de casa blancas pasaba ya la primera escuadra de policias, que se disponia a relevar a la guardia apostada en las fronteras del territorio de Atón, el divino sol.
Desde que en la ciudad del sol circulaban inquietantes rumores sobrela salud del faraon, lapresencia de policias y militares era cada vez mas numerosa. Algunas malas lenguas se atrevian incluso a afirmar que Akenatón, presa de crisis de locura mistica, se habia peleado con la hermosa Nefertiti, cuyas repetidas ausencias durante las ceremonias oficiales desataban las habladurias de los cortesanos.
Con sus ojos de un verde claro, Akesha contemplo durante largo rao el sol de aquella mañana de finales de invierno, que, cual bola de fuego, daba vida a todos los seres que tocaba con sus rayos. No se cansaba de mirar el grandisimo espectaculo que calmaba sus angustias. En aquel momento lo apreciaba mas todavia. Sus jovenespechos se hinchaban con legitimo orgullo. A sus catorce años, Akesha era una maginifica mujer morena, de cuerpo delgado y esbelto. Se sentia adulta, liberada de las preocupaciones de la infancia. Los juegos de los adolescentes ya no le interesaban. En su cabeza y en su corazon se habia operado una extraña metamorfosis que la impulsaba a huir. Desde hacia un dia y una noche, Akesha se ocultaba. Queria descubrirse, comprender las leyes de su propio destino.
Vestida con una corta tunica de lino blanco, descalza y sin joyas, Akesha habia conseguido avanzar de calleja en calleja, de jardin en jardin, de tejado en tejado. Ninguno de los hombres enviados en su busqueda la habia alcanzado. Excelente conocedora de todos los rincones de la ciudad, se habia deslizado sin vacilacion por el dedalo de villas del barrio de los nobles, al sur de la ciudad, pasando tras lasricas mansiones del sumo sacerdote y de los ministros, y ocultandose en algun bosquecillo en cuanto vislumbraba un uniforme. Contorneando el palacio de recreo del faraon y el lago donde a la familia real le gustaba navegar en ligeras barcas, habia llegado al centro de la capital para confundirse mejor entre la muchedumbre que deambulaba por la via real, la cual brodeaba el inmenso palacio deAkenaton a lo largo de mas de ochocientos metros. El puente que cruzaba la vasta arteria permitia a los notables circular con comodidad y acudir con presteza, desde sus despachos, a la sala de audiencia del faraon.
Al pasar ante el ministerio de Paises Extranjeros, Akeshafue descubierta. Los ojos deun comandante de carros se clavaron en los suyos. Sin embargo, antes de que tuviera tiempo de avisar a sus hombres, la fugitiva se escabullo entre uncortejo deescribas que se dirigia, a paso mesurado, hacia la Casa de la Vida, y desaparecio. Luego adelanto a un grupo de musicos que salian del templo y abandono la via real para sumirse en el barrio de los comerciantes, al norte de la ciudad. En aquel coloreado y bullicioso arrabal donde se instalaban sin cesar los recien llegados, la muchacha consiguio coger algunos datiles del puesto de un vendedor. A continuacion, se oculto enun taller de carpinteria, que todavia no estaba ocupado,para recupear las fuerzas.
Sus perseguidores no eran ingenuos. Dirigidos por varios escribas del ejercito y porel jefe de la policia, estaban peinando paciente y metodicamente la ciudad. Ninguna casa escaparia a sus investigaciones. Alcaer la noche, Akesha se vio obligadaalanzarse a lo desconocido. Penetro en un gran conjunto de obras donde se edificaba un nuevo barrio destinado a los obreros de la metropoli.
El miedo le oprimia el corazon. Todo su cuerpo se estremecia. Aquellano era ya la maravillosa ciudad soleada y de floridos jardines, sino una zona inquietante poblada de bosques dispersos, montones de ladrillos y andamios. Merodeaban algunas sombras, hienasprocedentes del desierto en busca de carroña o perros vagabundos que cazaban. En aquella estacion, la noche era fria. Era imposible encender un fuego, pues habria llamado la atencion de las patrullas. Por fortuna, Aton habia concedido a Akesha un excepcional vigor alimentado por la mas resplandeciente salud. Dominados sus temores, se acurruco y se sumio en un profundo sueño infantil, reconfortada por la certidumbre deque nadie la buscaria enun lugar semejante.
¡Que suave era el sabor de lalibertad! Era mas dulce que la miel, mas embriagador que la cerveza festiva. Akesha no lamentaba su locura. Lasaboreaba, felicitandose cada vez mas por haber roto el circulodelas costumbres que le imponian y haber demostrado que era capaz de desafiar a centeares de hombres.¡Y su azañano habia concluido todavia! No solosabria obtener alimento y vestido, sino que continuaria desafiando durante mucho tiempo aun a quienes creyeron poder apresarla con facilidad.
Tan solo echabade menos un objeto: su espejo. (Mejor asi-penso-. Debo de estar horrible con el rostro lleno de polvo y el cabello revuelto). Debia aceptar las severas condicionesqueaseguraban su victoria.
Mjuer... Si, acababa de convertirse en mujer. La sangre que habia manado de su vientre laelevaba a la dignidad de un ser independiente y resposable. Yapodia dar hijos al hombre que elegiria para compartir con el su vida. No habia querido confiar a nadie aquel secreto,salvo al sol, el desierto y la noche. Habia aguardado tanto aquel momento, que algunas de sus compañeras de juego habia conocido antes que ella haciendola objeto de sus burlas. Pesadumbres ya olvidadas. Akesha habia recuperado el tiempo perdido. No solo su cuerpo habia cambiado, sino tambien su corazon. Sentia en los mas profundo de si misma el poder solar del dios Aton, aunque fuera un sacrilegio. Solo Akenaton, unico sacerdote deldios unico,tenia derecho a experimentar tal sensacion.
Un ruido rompio el silencio. De un monton de ladrillos surgieron de pronto dos grandes lebreles seguidos por una escuadra depolicias. Akesha se levanto y dejo escaparun grito. Los perros habian venteado su presencia y se dirigian hacia su escondrijo.Entrenados desde su mas tierna edad, aquellos animales sabian ser temibles asesinos.
La joven no habia imaginado asi el final de su escapada. Nunca hubiera imaginado que la princesa Akesha, tercera hija de Akenaton y Nefertiti, pereceria con la garganta desgarrada por los colmillos de los lebreles de la policia des u padre.
-¡Detenedlos!- grito Mahu, el jefe dela policia.
Laorden habia surgido demasiado tarde de sus labios.Impotente, Mahu asistio al salto de loslebreles.
Se cubrio la cara.
Akenaton, su señor,jamas leperdonaria semejante error. El faraon y su esposa sentian un inmenso amor por sus tres hijas. Mahu se habia equivocado al soltar alos perros,pero no esperaba descubrir ala princesa fugada en aquel desierto lugar, que habia registrado por azar. Horrorizados, los policias habian bajado sus garrotes.Al igual que su jefe, serian condenados a una severa pena por no haber conseguido impedir el drama.
Akesha clavo sus ojos en los del primer lebrel que salto hacia ella. Unaloca esperanza la habia dominado.
-¡Carnero!- exclamo-. Carnero, erestu...
El perro se detuvo en seco. Su compañero se le adelanto con los musculos dispuestos al ataque.
-¡tiendete, Toro!- grito Akesha, interrumpiendo el impulso de su agresor.
Ambos lebreles, agitando la cola, lamieron los pies de la princesa. Akesha les acaricio la cabeza, como lo habia hecho cienvecescuando, niña todavia, los alimentaba enla perrera real. Carnero y Toro, graciasalarapidez de su carrera,habian sido destinados a tareas de vigilancia. Akesha ignoraba que el amor que les habia ofrecido un dia le salvaria la vida.
Mahu,caminando conpesadez,se aproximo a la muchacha.
- Princesa,teneis que acompañarme a palacio. Vuestro padre esta furiosos.

Editado por:
Luz del Desierto

Cuando vayas a Egipto!




Ve las pirámides, los monumentos coptos e islámicos más viejos. Pero, No te pierdas las tradiciones folklóricas de Egipto.
Más de 40 artistas, entre músicos, bailarines y cantores, presentan todos aspectos folklóricos egipcios, especialmente, la danza Sufí que se llama la danza de Tannoura.
La Danza ... Sufí consiste esencialmente en girar sobre el propio eje facilitando estados alterados de conciencia y de éxtasis místico. “Miréis donde miréis el rostro de Dios existe”, dice El Corán.
Es un acto decididamente lúdico y pleno de alegría.
Los danzantes proclaman que durante sus giros el alma deja el cuerpo y viaja desprendiéndose de sus ataduras terrenales y accediendo al infinito hogar del altísimo.
Los derviches usan además el giro de su danza como una forma de meditación en movimiento.

Mezquitas monumentales e importantes, Mercados y Tiendas de El Cairo



Mezquitas
:
Son lugares de culto, que su entrada es gratuita en su gran parte, salvo en algunas. Sin embargo, en algunas te cobran pequeña entrada y otras unos guías te la ensenaran “voluntariamente” y pide su propina. Vale la pena, en todo caso. Hay que recordar llevar calcetines, hay que descalzarse dentro de la mezquita. Es recomendable llevar calzado que sea cómodo y fácil de quitar y poner. Ropa que cubra piernas y hombros (para todos) y un pañuelo para la cabeza (para las mujeres). En algunas mezquitas serán más flexibles con el pañuelo de la cabeza, pero siempre hay que quitarse los zapatos.

• Ibn Tulun.
Maravilla de las maravillas.del Siglo IX. Inmensa, antigua, luminosa, recogida. El exterior conserva un aire de fortaleza (tiene unas almenas muy curiosas) que evoca los primeros tiempos del Islam. El interior juega con la inmensidad del patio en contraste con la penumbra de las galerías columnaless de los laterales (hasta 5 naves en la parte del mihrab). Tiene un alminar espiral al que se pude subir. Las vistas son preciosas, si no tienes problemas de vértigo.

• Al Azhar
“La Espléndida”. Frente a Jan el Jalili, al otro lado de la calle de Al Azhar. Preciosa por dentro y por fuera. Siglo X. Hay que cubrirse entera, as? que mejor ir prevenida y llevar ropa larga y un pañuelo. Como curiosidad, es sede de la famosa Universidad Islámica, de la cual han salido todos los líderes de los Hermanos Musulmanes, incluido su fundador. Te dan folletitos sobre el Islam, la condición de la mujer, etc. Muy irónico después de haberte hecho poner un ropón negro de pies a cabeza…

• Sultán Hassan y Al Rifai.
Se ven desde el mirador de la Ciudadela. Están separadas solo por una callecita. Desde arriba parecen iguales. La del Sultán Hassan es del S XIV, con un patio y una fuente de abluciones maravillosos. La del Al Rifai es del S XIX, bonita, pero no tan espectacular, menos abierta y luminosa. Como curiosidad, allí? está? la tumba del ?último Sha de Irán. Las alfombras y mármoles donados por Farah Diba, su señora esposa, te hacen entender lo que significa la expresión “lujo oriental”.

• Al Ghuri.
Hay una mezquita y una wikala o caravasar (sitio donde se alojaban los comerciantes de las caravanas antiguamente), separada por una calle estrecha. La wikala hoy en día es una especie de centro cultural o de artesanía, donde hay actos culturales. Los miércoles, sábados y lunes hay baile de derviches (danza sufí oriental).

•Al Hussein.
Esta en uno de los laterales de Jan el Jalili. Es bonita, aunque sobria por fuera. Alberga la cabeza de Hussein, el nieto del Profeta del Islam (Mohamed o Mahoma) por ello es demasiado sagrada. La conversión instantánea está? descartada y probablemente muy mal vista; la mezquita es chií? y ya se sabe como las gastan.

• La Ciudadela
No hay que limitarse sólo a la Mezquita de Alabastro. Hay otras dos muy bonitas y muy diferentes dentro de la misma Ciudadela:

Mezquita de Solimán Pachá.
Pequeña y recoleta. Un remanso de paz después de las multitudes que hay en la de Alabastro. De estilo turco.

Mezquita de Nasir Mohamed.
Su cúpula verde no tiene pérdida. Decoración de azulejos, al estilo persa.

Posibles rutas. Taxi desde el hotel hasta las mezquitas del Sultán Hassan y Al Rifai. Desde allí? se puede ir andando hasta la de Ibn Tulun. Se vuelve a las anteriores y se puede andar hasta Jan el Jalili. Es un paseo largo (más de media hora), pero tienes el encanto de ir por la calle de Al Qala que es muy comercial y animada, con carpinterías, tiendas de ropa, de muebles, etc. Al llegar a la calle Port Said se pregunta por la calle Al Azhar, una de las principales arterias de la ciudad. Yendo por esa calle te vas encontrando la mezquita y wikala de Al Guhri, el mercado textil, el mercado de Jan el Jalili, y las mezquitas de Al Azhar y Hussein.

La Ciudadela quizás sea mejor dejarla para una mañana entera, combinándola con una tarde de paseo “no-cultural” por Jan el Jalili o Zamalek.

Las que no he visitado. Aparecen en guías y libros de arte, as? que deben ser dignas de verse. Yo me quedé con las ganas por falta de tiempo
Mezquita Azul. Frente a las del Sultán Hassan y Al Rifai, al pie de la Ciudadela.

Mezquita de Amr Ibn El Aas
(641). La más antigua de Africa, aunque debe quedar poco del edificio original. No he conseguido localizarla en el plano, pero debe estar cerca del Barrio Copto.

Mezquita de Moaed.
construida en el año 823 sobre Bab Zeuraila

Mezquita Al Hakim (Siglo XI)
construida entre el 990 y el 1013 es la segunda mayor mezquita fatimí en El Cairo.
. En el Cairo fatimí?, más allá? de Jan el Jalili. Entre Bab Al Futuh y Bab An Nasr, dos de las puertas de las antiguas murallas del Cairo.

Mezquita al Akmar(1125). También en el Cairo Fatim?. Debe ser pequeñita y muy decorada.

Tiendas

• Nomad. En Zamalek
Dando a la orilla del Nilo. Está? justo antes de llegar al Marriott, en un primer piso, pero tiene un cartel que se ve desde la calle. Joyería y artesanía beduinas.

• Fátima. Junto al restaurante Abu Said, citado más abajo, esta preciosa tienda. Tienen artesanía uzbeka (s?, del mismísimo Uzbekistán): bordados, bolsos, tapices, chaquetas. Todo muy bonito, original y sin regatear.

• En general todo el barrio de Zamalek (uno de los barrios “bien” de la ciudad) tiene tiendas bonitas, algunas totalmente occidentales, otras más orientales, como las de antigüedades.

Mercados

• Entrando por la callecita que separa la wikala de Al Guhri de la mezquita del mismo nombre hay un mercado fundamentalmente de textiles. Muy egipcio. Hay toallas, alguna galabiyya (Chilaba) bonita, piezas de tela de algodón del país. Es curioso para echar un vistazo a las tendencias egipcias del momento. Cuando yo estuve la ropa interior con purpurina y/o estampado de leopardo hacía furor.

• Jan el Jalili. Todo lo que se puede esperar de un mercado oriental: especias, artesanías varias y horteradas supremas. Regateo casi obligatorio y agotador.

• El Jordi. En Jan en Jalili, en el primer piso de un patio interior. Puedes preguntar a cualquier chiquillo, que te llevar? sin problemas por una pequeña propina. Sobre todo joyería y platería, pero también suvenires. Te hacen los típicos cartuchos con tu nombre en letras jeroglíficas, o en letras árabes, en oro o en plata. Se encargan y se recogen en una hora. Su principal ventaja es que el precio es fijo y por supuesto,

El Sisi. Tamer el SISI, Shaban el sisi
Esta en al lado de Jordi en el mismo edifico y otra tienda en frente de escalera del edifico de Jordi:
Es buena tienda, tiene cosas chinas ( como los de Jordi para regalos ) y otras piezas más autenticas y originales (para ti mismo
Restaurantes, bares y cafés en el camino.

• El Hotel Marriott fue construido con motivo de la inauguración del Canal de Suez y sigue siendo uno de los más lujosos del Cairo. Hay un bar-cafetería en los jardines. Los zumos son excelentes y el servicio es bonita que se puede disfrutar de un largo rato de tranquilidad. También sirven ensaladas, pizzas y otros platos rápidos. Precios razonables para ser un sitio lujosísimo de la muerte (un zumo puede costar unos 2 euros al cambio). Vale la pena darse una vuelta por el vestíbulo y los jardines aunque no tomes nada. Suele haber mucho trasiego de gente, as? que nadie te pregunta que estás haciendo allí?. Y los servicios están tan limpios como las tónicas de los jeques que pululan por el vestíbulo.

• Los bares y restaurantes del Hotel Sheraton Cairo (a orillas del Nilo, no confundir con el Sheraton que hay junto a las Pirámides) están bastante bien y los precios tampoco son desesperados. Un poco impersonal. Hay restaurante oriental, pizzería, hamburguesería, sushi bar, etc.

• Abu al Said. El restaurante de moda en el Cairo. Es conveniente reservar. Está? en muy cerca del Hotel Marriott. Detrás por el lado derecho del hotel está? la calle 26th July, una calle ancha, con un scalectrix por encima. Justo detr?s del hotel hay una gasolinera. Hay que cruzar la calle y verás de frente un bar-pizzería que se llama Maison Thomas. Doblando a la derecha en la misma esquina del Thomas está? el restaurante. Es una casa antigua, decorada con fotos del Cairo de los años 50. Todo muy glamuroso.

• La susodicha pizzería Maison Thomas COAK también está? bastante bien para comer. Hay ensaladas, pizzas, hamburguesas. Y cerveza fresca. No hay servicio.

• Café Fi Shawi. En Jan el Jalili. Se dice que Naghib Mafouz escribí? aquí? su trilogía de el Cairo. Hoy en día no se podría escribir ni la lista de la compra, tal es el trasiego de vendedores, nativos, turistas y camareros. De todas formas, es muy bonito y los zumos son muy ricos. El café, en taza diminuta, te lo hacen con maquinilla en la propia mesa. Es fuerte, espeso y con unos posos tremendos, pero muy rico si te gusta realmente el café.

• Si se tiene un estómago muy fino no es recomendable arriesgar a tomar los zumos de los puestos callejeros. Los más típicos son los de mango, naranja, pomelo y caña de azúcar. Este ?último es el más barato (1 libra el vaso). En contra de lo que pudiera pensarse, no es excesivamente empalagoso y resulta muy refrescante. Si se es escrupuloso o con tendencia a pillar diarreas en los viajes, mejor abstenerse y conformarse con una foto (los puestos son coloristas y muy animados).

para las artesanias se puede mirar (Egipto compras autenticas) arriba a la izquierda o contactarme

La Ciudad de los muertos vivos





Bssssssss , oye
" la ciudad de los Muertos "

te suena ? ...

si no, aqui lo tienes

donde ?
Se encuentra de espaldas a la ciudadela

que es ?
un lugar misterioso (entre muchos ..... )de Egipto

que mas ?
un antiguo cementerio musulmán tiene de espacio 16 kilometros cuadrados, situado una zona de entre dos calzadas importantes del cairo : la Carratera de la Victoria (tarik al nasr = autostrad) y la avenida de Salah Salem la que termina con el airopuerto del Cairo (una avenida entre las mas laragas del cairo (desde el airopuerto hasta las forenteras de Giza , casi la plaza )

que hay?
se encuentran monumentos reales tan importantes de la epoca de los mamelucos : sus tumbas reales y el mausoleo del Sultán Ibn Barquq o la mezquita de Qait-Bey ademas de muchas tumbas

porque es misteriosos ?
vivos y muertos comparten un hogar y no se pelean
mezcla rara de casas con tumbas o sea,.. Tumbas con casas

¿Por qué sucedió?
primero fue un ceminterio normal, pero durante la epoca de la guerra Triple (Francia,Ingelaterra y Israil) contra Egipto, los hábitatantes de las ciudades del canal de suez ( suez,Ismailia, Port said, port Fouad y Fayed) tenian que imigrarse por la guerra, como eran de clases muy bajas , no tenian nada, por seo no encontararon ni lugar para vivir sino Las tumbas,asi fueron ocupadas las tumbas por gente viva .
En muchos casos se ha llegado a un acuerdo entre las familias de los muertos y las de los vivos. Unos permiten la ocupacion y los otros se comprometen al cuidado.

Las tumbas estan construidas como casas, disponen de un lugar donde se reune la familia para descansar en sus visitas a las tumbas de sus seres queridos,Cientos de miles de personas establecieron su hogar en esta ciudad.

no te asustes ! es lugar hermoso, ahi todo el mundo tiene paravolicas

Esto causa mucha impresión a los extranjeros, pero no hay que olvidar que los egipcios tienen una larga tradición de culto a los muertos.
En esta Ciudad de los Muertos existe toda una red de arrendamientos y subarrendamientos.

La gente busca un hueco donde vivir, los vivos habitan los cementerios. Los más desfavorecidos deciden habitar los mausoleos. Las mujeres tienden la ropa entre las lápidas, los niños juegan al escondite entre las estelas mortuorias. Bajo las bóvedas y los minaretes, sobre las tumbas los desheredados viven y esperan.

Es impresionante ver como la gente actualmente vive en sus humildes casas construidas sobre tumbas !

hoy en dia mas de 16.000 de habiatantes viviendo dentro

pocos son los agraciados que pueden realizar esta visita
En primer lugar, el único motivo por el cual el país prohíbe la visita a ese lugar a turistas, es por seguridad...

literalmente sobre los difuntos. Las camas se levantan, giran verticalmente para dejar paso a un pequeño habitáculo donde descanso el muerto. En otras ocasiones,tan curioso el hecho de que mientras la familia de algún difunto celebraba la ceremonia del entierro, a tan solo dos metros, en el mismo habitáculo, la familia "inquilina" veía un partido de fútbol en la televisión.